lunes, 26 de febrero de 2018

PARECE QUE FUE AYER

ELENA CUMPLIRÍA 90 (II PARTE Y FINAL)



UNA AVENTURA INOLVIDABLE

La también fallecida Aida Diestro, en una entrevista contaría como “en los pasillos de CMQ se me acercaron Omara (Portuondo), Elena (Burke), Moraima (Secada) y Haydée (Portuondo) para decirme que les gustaba como yo tocaba el piano y que ellas querían hacer un grupo musical y les gustaría lo dirigiera”..
En agosto de 1952,  con solo dos números montados ( “Mamey colorao” y “Cosas del alma”, debutarían las D´Aida en tv en el “Carrousel de la Alegría”, y luego durante una semana en el estelar “Show del Mediodía”, ampliando su repertorio con “Qué jelengue”, “Profecía”, “Ya no me quieres” …
No obstante la calidad interpretativa del grupo, no acababa de impactar hasta que Luis Yáñez, intérprete del denominado filing, le propone al dueño del club La Campana que contrate a las D´Aida, quienes desde los primeros momentos atrae a numerosos melómanos. Su éxito fue tal que alternan su labor allí con apariciones en el Sans Souci y Tropicana. En el primero disfrutó las actuaciones de Edith Piaff, Johnny Mattis, Sarah Vaughan, Tony Benet , Johnny Ray, y en el segundo acompañaron a Nat King Cole.
La historia del Cuarteto no finalizó cuando estas cantantes decidieron probar otro rumbo pues Aida supo siempre conseguir nuevas voces porque, según  me confesó un día, ella lo que no podía era hacer cantar a un boniato. 
CAMINO EN SOLITARIO
Por su parte Elena siguió su camino como solista con no menos éxito y en algunas ocasiones se unió a otros músicos e intérpretes para dejarnos antológicas grabaciones.
Recuerdo de manera especial mis encuentros de cada noche con su voz en el espacio “A solas contigo”,  Radio Progreso, que era mi mejor medicina de 15 minutos para calmar el ajetreo del día e irme después a dormir. Compartían ese horario de once de la noche Meme Solís y Luis García.
Pero no menos importante es su discografía, la cual no puedo citar por lo extensa pero si mencionar algunas de  sus grabaciones, acompañada por Frank Domíguez; los dúos de canciones de navidad con Omara Portuondo, dúo con Fernando Álvarez, el disco por los 25 años de la música de Juan Almeida, el Elena Burke, 50 años de vida artística en dos volúmenes, con dirección y arreglos de Enrique Almanza; Filin, medio siglo de sentimiento cubano; Elena Burke canta a Marta Valdés; “A solas contigo”, del programa radial mencionado, entre otros. 
ELENA EN OTRO ESPEJO
La Burke, como todo artista, tenía, por decirlo de algún modo, una doble vida: una en el escenario entre luces y candilejas, arrullada por los aplausos del público y otra fuera, íntima, en su casa, entre amigos y familia.
Ya era famosa cuando mientras que la entrevistaba en uno de los pisos del Retiro Médico, donde vivía en aquella ocasión, de pronto me dijo: “Perdóname, tengo que parar la entrevista un momento, porque dejé marcado en la cola pues hoy me toca la carne”.
También fui testigo de que su labor en la cocina no era un simple deber de ama de casa sino un verdadero ritual en el arte de cocinar del cual mi paladar fue testigo de sus cualidades.
Eran informales encuentros donde después de saborear el plato de esa noche, Elena rompía el silencio de la noche, se quitaba los zapatos, miraba a su fiel guitarrista Froylán, y podíamos disfrutar de un pequeño concierto en su voz, a lo que luego seguían otros intérpretes que participaban del jolgorio.
Un gran amigo de Elena, y mio, fue Tirso Sánchez, promotor radial ya fallecido, a quien no puedo dejar de mencionar porque no solo me la presentó, sino que se convirtió en el principal organizador de esos encuentros.
También luego pude verla en su desvelo por su hija Malena, incluso cuando ya la chica comenzaba a espigar cual devota seguidora de su madre en el campo de la canción.
La compositora e intérprete Marta Valdés recordó que en un concierto en la Sala de Bellas Artes, la Burke asistió contra todos los pronósticos, a pesar de que esa tarde había venido al mundo su primera  nieta.
La intérprete falleció en esta capital el nueve de junio del 2002 pero su voz nos acompañará siempre en un viejo disco de acetato, en un cd, en una emisión radial o televisiva o incluso en una conversación entre amigos.
Fuentes: Panorama de la Música Popular Cubana, de un colectivo de autores, Editorial Letras Cubanas.
Diccionario de la Música, Helio Orovio
Cubanos en la Música, Mayra A. Martínez, Editorial Letras Cubanas.
Vivencias personales del autor..

PARECE QUE FUE AYER

ELENA CUMPLIRÍA NOVENTA AÑOS (I PARTE)

La gran cantante cubana nació en La Habana el 28 de febrero de 1928  y murió en esta capital el 9 de junio de 2002. Traemos en dos partes este pequeño trabajo que publiqué primero en el sitio Tradicionales de los 50, música cubana.com.


                                          En la foto cuando formaba parte del Cuarteto D´Aida,
                                          junto a Omara y Haydée Portuondo y Moraima Secada.


LA BURKE, LA CANTANTE QUE BURLÓ LAS CAMPANITAS DE LA CORTE SUPREMA DEL ARTE

Pedro J. Herrera Echavarría

Romana Elena Burgues González, popularmente conocida como Elena Burke, desde pequeña se sintió atraída por el mundo sonoro y tres fracasos en un estelar espacio radial de caza talentos no frenaron su interés por la música y su modo de cantar hizo que un cronista la bautizara con justeza como la Señora Sentimiento.
A los nueve años de edad,  enviada temprano en la noche  a comprar una medicina a la farmacia de la esquina, se dejó arrastrar por el repiquetear de unos tambores, el sonido de las trompetas y las llamadas del cantante-guía junto a la multitud que lo seguían. El tiempo pasó veloz de tal manera que su regreso al hogar fue a medianoche para enfrentar el regaño de sus padres, quienes además ya habían dado cuenta a la policía de su posible desaparición.  
Se habla que de pequeña le gustaba el tango y entre sus intérpretes preferidas estaba Libertad Lamarque, afición que no abandonó nunca en su vida y entre sus preferidos estuvo el iconoclasta compositor e intérprete  Astor Piazzola, alguien no muy del agrado de los seguidores ortodoxos de Carlos Gardel.
Su mayor fracaso ocurrió cuando se presentó en tres ocasiones consecutivas en el programa radial La Corte Suprema del Aire, un espacio que era una especie de descubridores de nuevos cantantes.
No fue una sino tres las ocasiones en que la suerte le viró la espalda y fue descalificada por el que le pareció a ella irritante sonido de una campanita como veredicto final.
¿QUIÉN DIJO MIEDO?
De manera que no guardó en la maleta del olvido sus aspiraciones, siguió cantando entre grupos de amigos, corrigió posibles errores y como una felina estuvo al acecho de su primera oportunidad.
Quien une al talento la perseverancia, nunca deja pasar la oportunidad,  y esta se le dio en 1943 mediante un contrato como profesional para un espacio de quince minutos titulado Ensoñación, para la emisora Mil Diez, acompañada por una orquesta dirigida por los maestros Adolfo Guzmán y Enrique González Mantici.
A la vez actuaba en diferentes centros nocturnos acompañada al piano por Damaso Pérez Prado, considerado tiempo después como el creador del Mambo. 
Su andar artístico la llevó al grupo de Las Mulatas de Fuego con el que viajó a la capital azteca y allí actuaron en el filme Salón México, dirigido por el Indio Fernández.
También formó parte de los Cuartetos de Facundo Rivero y el de Orlando de la Rosa y con este último hizo una gira de seis meses por los Estados Unidos. En su voz se oyen populares números de Orlando de la Rosa como Vieja Luna, Nuestras vidas y Eres mi felicidad, entre otras. De esa estancia guarda muchas emociones pero la mayor de todas, según propia confesión, fue su sorpresa al darle el mismo camerino que utilizaba Judy Garland, durante sus presentaciones en el Palace de Broadway, en New York.
AMOR CON AMOR SE PAGA
Ya antes la Burke en las décadas 40-50, está entre los integrantes de un movimiento musical que trazó pautas en la música cubana: el feeling.
Compositores e intérpretes solían reunirse en diferentes lugares de esta capital, entre ellos en la callejuela llamada Callejón de Hamel, en Centro Habana, para dar a conocer sus creaciones con influencias jazzísticas.
Según el musicólogo Cristóbal Díaz de Ayala el feeling (sentimiento) es un nombre americano para una cosa muy cubana, es decir que aunque tiene su base en el jazz sólo tomó de él lo que necesitaba para inventar algo nuevo.
Elena fue una de las primeras voces femeninas de ese modo de hacer y cantar con alma, junto  a Omara Portuondo y Moraima Secada. Otros integrantes del movimiento fueron Portillo de la Luz, Ángel Díaz, José Antonio Méndez, Frank Domínguez, Marta Valdés, Adolfo Guzmán, Tania Castellanos y otros.
El filin tuvo su mayor popularidad en las décadas del 50-60 pero su influencia trascendió su propio tiempo e incluso la frontera pues en autores musicales de otros países se siente su influencia, como sucede con los mexicanos Mario Ruiz Armengol, Vicente Garrido y Álvaro Carrillo, por solo mencionar algunos.  (Continuará)...

jueves, 22 de febrero de 2018

PARECE QUE FUE AYER

GUYÚN, EL PRÍNCIPE DE LA GUITARRA (II PARTE Y FINAL)

PEDRO J. HERRERA ECHAVARRÍA




Ello lo lleva a  emplearse a fondo en su superación mediante el estudio del solfeo y la teoría, recibe también clases de Severino López, quien había estudiado en España con Llovet, uno de los discípulo más destacado de Tárrega. Así es como aprende la técnica guitarrística de esa escuela.

Inquieto ya en el camino del saber, se cuestiona si los acordes de sus acompañamientos eran correctos y se mete en el campo de la armonía con el estudio de los libros Compendio de armonía, de Hans Schelz y Armonia y Modulación, de Hugo Rieman. A esto siguió otro libro de Stephan Krehl que abordaba el contrapunto y culmina con una historia de la música.

El eterno autodidacta empieza a plantearse dudas y ocupa mucho de su escaso tiempo libre en el estudio de la estética (las obras de Jose Foros), a lo que siguió su lectura y aprendizaje en la acústica y la organología en los libros de Tirso de Olazábal.

“Es a partir de esos conocimientos que analizo lo falso de muchas teorías tanto musicales como armónicas publicadas en los libros y empiezo a crear las mías, teniendo en cuenta que una cosa es cierta hasta que se demuestre lo contrario. Y lógicamente empiezo a chocar con lo establecido”,  revelaría en una conversación.

Lo que redondeó así: “La armonía aplicada a la música popular fue una asignatura creada por mí para enseñar a mis discípulos y después la impartí en el Seminario de Música Popular del CNC.

Quizás su mejor juez de lo acertado de sus teorías fue cuando el famoso guitarrista Andrés Segovia lo visitó en el año 1943 y le pidió que tocara algo para él. Nervioso ante instrumentista de tal envergadura, tocó Brasil y al finalizar, para sorpresa suya, el visitante le pidió que continuara con otros números. Incluso Segovia se hizo un autorretrato que le regaló.

Al final Guyún se disculpó porque no usaba la técnica según lo establecido y muchos le decían que eso era una falla, a lo que el visitante respondió “no señor usted no está falto de técnica, usted ha logrado una técnica para lograr un todo. Y técnica es todo aquello que tienda a la realización de una cosa de la mejor manera posible”.

Guyún falleció en esta capital el 29 de septiembre de 1987 y de él diría la musicóloga María Teresa Linares: “… se conoció como trovador a través de la radio hasta la década del 30, pero su labor más importante ha sido la de crear un estilo propio, una escuela de acompañamiento de guitarras, realizando un método de armonía, aplicado a dicho instrumento.·  

FUENTES. Cubanos en la música. Mayra A.Martínez. Editorial Letras Cubanas.  ECURED

miércoles, 21 de febrero de 2018

PARECE QUE FUE AYER





GUYÚN, EL PRÍNCIPE DE LA GUITARRA (I PARTE)

PEDRO J. HERRERA ECHAVARRÍA

«Mucho podría decirse de la ampliación que sufre en nuestro siglo la música, tanto en lo universal como en lo nacional. Cuando se haga el recuento, el aporte de Guyún tendrá —con este libro— un marcado renglón. Este libro no sólo es imprescindible para el guitarrista que comienza en la música popular, sino que se convierte en libro de consulta para el profesional y el pedagogo, puesto que técnicamente están explicados con claridad meridiana los problemas de la armonía y de la técnica guitarrística. Todo estudioso —aun el más erudito— recogerá en cada página una nueva forma de lo conocido. En cada párrafo se aprende. (Comentario de Leo Brouwer sobre el libro La guitarra: su técnica y armonía, de Guyún.)

Casi a principio del siglo pasado, 27 de octubre de 1908, nació en Santiago de Cuba, Vicente González Rubiera, Guyún, un hombre a quien el destino, o como quiera llamársele, le predestinó para trazar una huella indeleble dentro de la guitarrística cubana.

Por esas casualidades de la vida,  cuando él era un chico de siete u ocho años, su padre alquiló una casa que daba puerta con puerta con el domicilio del trovador Pepe Banderas. Según propia confesión su curiosidad infantil lo llevaba en muchas tardes a doblar la cerca de madera que separaba cada patio para oír los acordes que el vecino sacaba a las seis cuerdas de su instrumento.

En una entrevista realizada por  Mayra A. Martínez,  Guyún , afirmaba “así fue aprendiendo sus acordes, sus ritmos, cómo él hacia sus composiciones, y es indudable quien más influyó en mi formación”.

Se codeó, como guitarrista y cantante, con los trovadores de su  época como Sindo Garay y otros grandes trovadores, como Corona, Villalón, Rosendo Ruíz y fue admirador de otros consagrados como Patricio Ballagas, Emiliano Blez, Salvador Adams.

Sin embargo cuando viene a La Habana, en 1928, no es para mostrar sus condiciones artísticas, sino que en la Universidad de La Habana matrícula dos carreras: la de médico y la de veterinario.

La lucha contra el régimen dictatorial de Gerardo Machado, lleva a la clausura del centro docente, convertido en uno de los focos más combativos de la resistencia  antimachadista. La ciencia pierde un científico pero la música, fundamentalmente la guitarra, gana a uno de sus más importante creadores.

Hay que ganarse el pan mientras se esperan tiempos mejores. Se le ve como guitarrista en el trío Lírico Cubano , en la emisora de la Cuban Telephone ; luego es solista en la estación CMK, situada en los altos del hotel Plaza. Es aquí cuando adopta el pseudónimo de Guyún, apodo que le puso su padre quien había encontrado el nombre en un libro sobre la medicina en Francia..

La dictadura machadista cae en 1933, pero ya la música se ha hecho dueña y señora a partir de la guitarra, En 1935, da su primer y único viaje al exterior y eso porque fue en barco, ya que siempre tuvo temor de montar en avión. Allá grabó un disco con la RCA Victor, y cantó dos números en una emisora, llevado de la mano por Nilo Menéndez, el autor de la música de Aquellos ojos verdes.

Con bien ganada fama, empiezan a llamarle para que imparta clases y es desde allí que su destino toma otros caminos. Como profesor era el único que no había estudiado música e incluso no conocía ni donde se escribía sol en el pentagrama. (Continuará…)




martes, 20 de febrero de 2018

BREVES DESDE LA HABANA








SILVIO LLEGA A SU CONCIERTO 90

El concierto 90 de la gira de Silvio por los barrios será el viernes 23 de febrero, a las 6:00 p.m, en el reparto Barbosa; en la avenida 23 entre 308 y 310 (municipio Playa).

En esta ocasión Silvio estará acompañado por  Niurka González (flauta y clarinete), Jorge Reyes (contrabajo), Oliver Valdés (batería y percusión) y Trovarroco (integrado por Rachid López y Maykel Elizarde).

Como invitado se presentará además Roblejo´s Trío.

FALLECIÓ LA DIRECTORA DE ORQUESTA ELENA HERRERA

La destacada directora de orquesta Elena Herrera falleció el viernes 9 de febrero, a los 69 años de edad, en Oviedo, España, país donde desarrollaba actividad profesional al frente de la Ópera de Oviedo, y como artista invitada de agrupaciones como la Orquesta Sinfónica de Asturias y Oviedo Filarmonía.

Elena Herrera nació en Sancti Spíritus, el 15 de agosto de 1948. Inició sus estudios de música en su ciudad natal, en 1967, y los continuó en la Escuela Nacional de Arte. En el Instituto Superior de Arte, estudió musicología y dirección orquestal. En ese centro, a partir de 1970 impartió clases de historia de la música y apreciación musical. En 1984 fue nombrada directora titular de la Orquesta Sinfónica de Matanzas. Ese año, también fundó la Orquesta Juvenil de los Conservatorios Alejandro García Caturla y Amadeo Roldán. Entre 1985 y 1994, fue directora general de la Opera Nacional de Cuba y de la orquesta del Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, al frente de la cual tuvo a su cargo la dirección musical de las presentaciones del Ballet Nacional de Cuba, compañía con la que siempre mantuvo un estrecho vínculo de colaboración.

 Con su muerte, el ámbito musical cubano pierde a una talentosa artista y a una maestra consagrada, que gozó de la admiración y el afecto de sus compañeros.

 Ballet Nacional de Cuba


A “FREIRSE” EN SU SALSA
La tercera edición del Festival de la Salsa 2018, auspiciada por la Empresa de Carnaval y la Dirección de Cultura de La Habana, Artex, la Egrem, y el Instituto Cubano de la Música, entre otros, tendrá lugar del 21 al 25 de este mes. El evento, que preside el joven y talentoso músico cubano Maykel Blanco, director de la agrupación Salsa Mayor, tendrá por sede al Parque Metropolitano y como subsede al Hotel Comodoro, ambos en la capital del país.

Talleres de música y baile, desfile de comparsas, conciertos y espectáculos variados, así como la presentación de Djs cubanos y de Italia y Fracia, forman parte de las actividades.
A partir del jueves 22 el Parque Metropolitano abrirá sus puertas desde las 5:00 p.m., reservando para las 9:00 p.m. el inicio de los conciertos donde actuarán para el público, diariamente, cuatro agrupaciones salseras cubanas. Aquí se podrá disfrutar de las actuaciones de Los Van Van, Will Campa, El Niño y la verdad, Paulo FG y su Élite, Adalberto Álvarez y su

Son, Pupi y los que Son Son, Alain Pérez, Haila, y Alexander Abreu y Havana D’ Primera, entre otras. Y por su puesto, Maykel Blanco y su Salsa Mayor.
La última noche habrá un homenaje a la obra de Manolito Simonet y su Trabuco, orquesta que está cumpliendo 25 años de labor, al cual ha sido invitada la cantante Tania Pantoja.

El festival, según Maykel Blanco, además de potenciar la música popular bailable ofrece al público cubano la posibilidad de bailar con las mejores orquestas del género y compartir su alegría con bailadores de otras partes del mundo. “Dada la experiencia adquirida en las ediciones anteriores, dijo, este Festival presenta una mayor organización y contará con más opciones culturales, con la fortaleza de hacer coincidir en un mismo escenario orquestas emblemáticas de la música cubana de alta convocatoria, con otras más jóvenes que defienden el género desde su generación”.

Algo que los organizadores aún no han logrado materializar es la presencia de orquestas de salsa extranjeras que vengan a compartir con los cubanos su música, lo que sigue estando entre las aspiraciones de los organizadores del Festival de Salsa de La Habana, evento que soñó en vida el maestro Juan Formell, quien por mucho tiempo se cuestionó cómo era posible que los grupos cubanos participaran de los festivales de salsa más importantes del mundo, y que nosotros, los padres del son, no tuviéramos un festival internacional que potenciara el género y a sus representantes de casa, con todas las de la ley.

Las entradas para asistir al Festival de la Salsa en Cuba serán en moneda nacional, y podrán ser adquiridas en el Parque Metropolitano desde el 22 hasta el 25 de febrero, de manera diaria, a partir de las cinco de la tarde hasta las 11 de la noche.
(Con información de Granma)