PARECE QUE FUE AYER

   
                                                                     Gatica en su juventud


Cuando Gatica vino a la Habana.

Se apagó la vida de Lucho Gatica, pero no la voz que quedó grabada en tantos discos, y un día después del año 1959 enjuició duramente al proceso revolucionario y eso le valió que su estilo y modo de cantar desapareciera de la radio y la tv en la isla , pero no en la memoria de lo que recordamos las más de cinco ocasiones que disfrutamos de su presencia física y el largo tiempo que se mantuvo como uno de los boleristas más populares.

Se dice que fue la cubana Olga Guillot, quién en un viaje a Chile, lo conoció y quedó tan impresionada con él que no dudó en enseñarles varios boleros de autores de su país.

El cantante chileno vino acá por primera vez en 1954, contratado por la emisora Radio Progreso. Ya en ese año se encuentra entre los favoritos en la interpretación de tres números: Que seas feliz, bolero-ranchera de Consuelo “Chelo” Velásquez, Historia de un amor, bolero de Carlos Eleta Almarán y No me platiques más, de Vicente Garrido.

Esas composiciones no sólo gozaban de la preferencia en su voz, sino que compartía esa aceptación junto a otras figuras de mayor renombre en aquel entonces, extranjeros y nacionales  como Pedro Infante, Miguel Aceves Mejías, Luís García, Miguel de Gonzalo, Libertad Lamarque, Olga Guillot, Leo Marini, la orquesta de Damaso Pérez Prado, Bola de Nieve, Los Faxas, Los Hermanos Castro.

En total los investigadores aseguran que vino siete veces a La Habana.y en una ocasión actúa en el cabaret Montmartre, de 23 y P, Vedado, como parte de un elenco centrado en aquella leyenda francesa que se llamó Eddy Piaff. También se cita sus “descargas” en el Parisién, acompañado al piano por Frank Domínguez, de quien grabara Tu me acostumbraste.

Contando como apoyo coral con Las D`Aida, canta No puedo ser feliz, de Adolfo Guzmán y Por nuestra cobardia, de José Antonio Méndez, acompañado al piano por las maravillosas manos del invidente Frank Emilio, quien dejará una profunda impresión en su memoria.

El repertorio de autores cubanos de Lucho es amplio, algunos títulos se nos quedan fuera pero como constancia nos viene a la mente sus versiones de Novia mía y  La gloria eres tú, de José Antonio Méndez. Total, de R.García Perdomo, En nosotros, de Tania Castellanos, Delirio, de César Portillo de la Luz: La noche de anoche, de René Touzet; Nosotros, de Pedro Junco…

Lucho Gatica cerró sus ojos para siempre a los 90 años de edad en Ciudad de México, donde residía desde hace años. Entre sus más caras nostalgias estaban aquellos maravillosos cincuentas en que vivió y triunfó en Cuba. ) 



                                              Lucho Gatica en sus últimos años


 
(Fuentes: Enciclopedia Discográfica de la Música Cubana, Cristóbal Díaz de Ayala. Lucho Gatica en La Habana, trabajo publicado por Ciro Bianchi en el diario Juventud Rebelde.)


 

                                      
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Contigo en la distancia", en el cine mexicano

BABÍN, EL DESCONOCIDO MÚSICO CUBANO