viernes, 21 de octubre de 2011

Nuevo disco de NG y publicación sobre cine


Sumario: Juan Formell valora la actuación de José L. Cortés en Los Van Van y anuncia que Mayito deja la banda. Saldrá nuevo número de la revista Cine Cubano con variado material sobre el séptimo arte.



En el poster de NG el “Tosco” y Peruchín con camisas rojas. Fotomontaje de Robbell


EL CUMPLE DEL “TOSCO”

José Luis Cortés, iniciador del Boom de la salsa cubana, cumplió 60 años el 5 pasado y los celebró el 18 de este mes, frente al mar, en el Club Habana, antiguo Havana Biltmore.

En la fiesta grande se presentó El Trabuco de Manolito Simonet y cantaron algunos de los alumnos graduados de la Escuela de Canto atendida por José Luis Cortés. No podía faltar el sabroso lechón asado y arroz con frijoles negros, comida típica de Cuba.

Al homenaje asistieron Juan Formell y su hijo Samuel, el cantante Angelito Bonne, el concertista Frank Fernández, el actor de la película Fresa y chocolate, Jorge Perugorría “El Pichy”, periodistas especializados y muchas otras figuras del mundo musical.

Es costumbre que José Luis Cortés, en los aniversarios de NG La Banda, desde 23 años, celebra una gran cena; pero, en este caso especial, se organizó un encuentro amistoso por sus 60 años.

Entrevistado Juan Formell, me reveló que conocía a José Luis Cortés desde antes de su entrada en Los Van Van. “Yo lo conocía de la Escuela Nacional de Arte, desde aquella etapa mostró interés en trabajar con Los Van Van y el sueño se cumplió. Tuvo que interrumpir su carrera musical por tener que pasar el Servicio Militar. Le guardé su plaza y una vez pasado, el Servicio Militar regresó a la orquesta y contamos con dos flautistas, algo inusual”.

Formell recordó momento estelares de Cortés en Los Van Van, sus creaciones en modernas versiones en España, cuando todo lo dominaba el pop. Las magníficas ejecuciones de la flauta, los coros ingeniosos, el swing que le impregnada a la orquesta.

El director de Los Van Van anunció a la televisión la separación de Mario Rivera “Mayito”, que ahora emprenderá un camino por su cuenta. También habló de su próximo disco muy variado y bailable.

Por su parte José Luis Cortés anunció la próxima salida de su disco “Mis 22 años”, con una constelación de estrellas que están relacionados con el Boom de la salsa cubana.

El rey de la timba cubana dijo andar buscando una nueva música bailable que se inserte en estos tiempos. (Escribió Rafael Lam)


DOSSIER PARA ESLINDA NÚÑEZ

El número 180 de la revista Cine Cubano, perteneciente al segundo trimestre del 2011, se presentará el martes 25 de octubre a las 3:00 pm, en el Centro Cultural Cinematográfico ICAIC, 23 y 12, Vedado, de esta capital.

La nueva entrega, que celebra la Jornada de la Cultura Cubana, incluye de manera especial un dossier dedicado a la actriz Eslinda Núñez, quien mereciera el Premio Nacional de Cine este año. Las palabras de elogio del Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Miguel Barnet, el texto de agradecimiento de la homenajeada y el poema “El quitasol en la baranda” del también Premio Nacional de Cine Enrique Pineda Barnet son los escritos que rememoran la exitosa carrera de la segunda Lucía y, en especial, el 10 de junio reciente, día que recibiera el máximo reconocimiento.

El escritor y profesor Arturo Arango, quien se ha destacado a su vez como guionista, realizará la presentación de este número, en el que se publica el texto “Especulaciones en torno al totí” como parte de la sección Ensayo y Pensamiento. Se trata de un análisis donde el autor de marras utiliza la figura de Tomás Gutiérrez Alea para acercarse a las (des)venturas de la escritura para cine.

A propósito de la sección Ensayo y Pensamiento, en ella igualmente se incluye la segunda y última parte de “El cine es la diversidad”, entrevista realizada por el director Daniel Díaz Torres a su colega Fernando Pérez. Coloquial y analítico es este diálogo donde se revelan las autorreflexiones del Premio Nacional de Cine en torno a su propia filmografía y el audiovisual en general.

En ese mismo acápite el profesor Pedro R. Noa propone “José Massip, la autenticidad y su época”, ensayo donde —de manera cronológica— recorre la obra del fundador del ICAIC desde una mirada ideoestética.

Otros textos publicados en la sección Ensayo y Pensamiento son “Walter Benjamín, el cine y el futuro del arte”, del catedrático mexicano Carlos Antonio Aguirre; “Acteón se salva (notas sobre cine y rizomas interculturales)”, del ensayista y escritor Alberto Agrandes; y la segunda y última parte de “El neorrealismo y la lucha por la descomposición de los imaginarios”, de la directora de cine y TV argentina Susana Velleggia.

Mientras, “Otra Cinefilia”, espacio del poeta y ensayista Víctor Fowler, trae “Aprender de la cámara: el arte de Bill Viola” y “Reflexionando sobre las ruinas. Acerca de la filmografía del Hill Morrison”, este último texto de la autoría André Habib, profesor de la Universidad de Montreal. En el primero se presentan fragmentos de entrevistas concedidas por una de las grandes figuras del videoarte a nivel mundial sobre diversos temas que circundan su proceso creativo (trabajo, compresión, tecnologías, pinturas, influencias, crepúsculo, sociedad, teoría y jóvenes). Por su parte, el intelectual de Canadá regresa sobre el imaginario de la ruina en el cine, tema que le sirviera para su tesis de doctorado en el 2008.

“Afinidades y Larga distancia”, producciones recientes del cine cubano, inician la sección “De Película”, a cargo de Jacqueline Venet. De la prosa analítica de Osmany Suárez y Hamlet Fernández, jóvenes profesores del Colegio Universitario de San Jerónimo y la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, respectivamente, nos llegan dos críticas a las mencionadas cintas que se distinguen por sus balanceados y argumentados juicios.

En esa misma cuerda se inscriben “Memorias del desarrollo: el nombre propio de la Historia”, de Dean Luis Reyes, y “La doble manía de la tiñosa autista”, de Larry González, los que —como se puede apreciar— proponen modos de lectura a otros dos largometrajes de la filmografía insular reciente: la vanguardista “Memorias del desarrollo”, de Miguel Coyula, y “Molina´s Ferozz”, del siempre controvertido Jorge Molina; ambas óperas primas.

Al tiempo que Rolando Mesa y Zaira Zarza prefieren cintas internacionales para sus críticas. En este caso, “El cisne negro” y “Ghost dog: the way of the samurai, respectivamente.

A Través del Tiempo trae, entre otros trabajos, “A Hollywood de ida y vuelta: Dolores del Río, una estrella transnacional”, escrito donde la profesora Ana M. López responde a varias interrogantes que acompañan a la mítica actriz hasta hoy: “¿Por qué se convirtió en una importante estrella de Hollywood cuando tantas otras “mujeres especialmente latinoamericanas” fracasaron? ¿Cómo y por qué su regreso a México provocó un cambio en su imagen de estrella y la convirtió en mito nacional? ¿Qué quiere decir que todavía nos fascine? ¿En qué forma funciona como símbolo de latinidad en el imaginario estadounidense?”— son las preguntas que guían sus criterios—.

Por su parte, en “Variaciones” sobresale una entrevista a Enrique Pineda Barnet, donde el director adelanta algunas interioridades de su próxima película “Verde, verde”, las cuales no solo se enriquecen con su testimonio sino también con fragmentos del guión, la ficha técnica y otras informaciones de interés para cinéfilos. Además, se unen reseñas a nueva obras de Ediciones ICAIC: “Seduciendo a un extraño”, libro póstumo de Rufo Caballero, y “Los cien caminos del cine cubano”, del binomio María Caridad Cumaná-Joel del Río.

El número 180 de la revista Cine Cubano cierra Con Luz Propia, espacio que recuerda al diseñador Eladio Rivadulla y al dramaturgo, actor y director Héctor Quintero, figuras notorias de la cultura nacional fallecidas durante este 2011.

Read more...

Cuba y el desastre del Titanic




Por los años 60, se exhibió en Cuba el filme inglés “La última noche del Titanic”, de Roy Ward Baker, que tenía en el protagónico a nada menos que el siempre excelente Kenneth More (Hundan al Bismarck) en el papel del imprescindible y valeroso oficial Herbert Lighteller.

Recordar aquella puesta todavía congela como si se estuviera en los glaciales mares cercanos a Terranova, donde ocurrió la catástrofe. Escenas como la del borracho que logra salvar la vida con una buena carga de alcohol dentro del cuerpo, la de los aristócratas que siguieron jugando cartas o leyendo en medio de la catástrofe, la orquesta que actuó hasta casi el hundimiento y el aviso final del capitán: «¡Sálvese quien pueda!», son sencillamente inolvidables.

Mucha tinta y mucha película corrió acerca del desastre ocurrido entre la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912, cuando el Titanic, pretendidamente invulnerable, se hundió en poco menos de dos horas, tras chocar con un iceberg. De dos mil 224 pasajeros y tripulantes, perecieron mil 513, más de la mitad.

«Nos perdió la prepotencia», dijo al final del filme el oficial Lighteller como resumen de toda la tragedia que el año venidero cumplirá 100 años.

Cuba, por su posición geográfica, también recibió a náufragos del Titanic, aquella maravilla del ingenio humano que, sin embargo, no contaba con los botes salvavidas suficientes para cobijar a sus futuros huérfanos.

Pues bien, entre las historias que generó el siniestro, está la de cuatro emigrantes españoles que sobrevivieron al naufragio y se refugiaron en Cuba de forma definitiva.

El periódico cubano La Discusión, en fecha 29 de abril de 1912, reflejó en sus páginas la llegada a La Habana de este grupo, 15 días después del hundimiento del trasatlántico.

Los personajes que dan nombre a esta historia se nombraban Emilio Pallás, un panadero de 29 años, las hermanas Florentina y Asunción Durán, de 30 y 26 años, de Lérida, y Julián Padró, un chofer barcelonés de 26 años.

Una compañía naviera norteamericana les costeó el pasaje a estas cuatro personas hasta La Habana, en el mercante “Monterrey”, cuando vivían aún toda la amargura y el horror de la horripilante experiencia marina.

Al arribar se alojaron en el hotel “La Perla de Cuba”, y todos se juraron que nunca jamás abordarían de nuevo un buque, promesa que cumplieron hasta que les llegó la muerte.

En sus relatos, Emilio Pallás y Julián Padró dijeron que después de la cena del domingo 14 de abril de 1912, se recogieron en sus camarotes y cuando ya estaban dormidos los despertaron fuertes golpes en la puerta. Les ordenaron salir. Los jóvenes lo hicieron en ropa interior y envueltos entre sábanas.

Posteriormente, y ante el peligro evidente, Pallás y Padró recordaron cómo se estableció una lucha campal entre los pasajeros por hacerse de un lugar en los insuficientes botes salvavidas.

Los sobrevivientes describieron aquella inusual situación, en la que hombres y mujeres, sometidos al instinto primario de supervivencia, olvidaban las buenas maneras y prioridades.

Los dos describieron como «algo verdaderamente horrible» la lucha que se estableció entre los pasajeros para ganar los botes salvavidas.

«La gente si caía al suelo podía considerarse muerta por las fuertes estampidas y pisadas de cientos de personas fuera de sí, los que lograban incorporarse lo hacían manando sangre por todas las partes del cuerpo», relataron.

En medio de todo el pánico y el alboroto, Padró se deslizó por una de las sogas y cayó sobre un bote que iba bajando hacia el agua. Su compañero no pudo conseguirlo de inmediato al ser detenido por un marinero, mas finalmente se lanzó y cayó sobre el mismo bote y se dislocó un pie.
Padró recordó que la embarcación llegó al agua no sin antes recibir los impactos de otros pasajeros que se lanzaron. La salvación fue de milagro, porque el Titanic ya se hundía y el poder de sus toneladas de desplazamiento podía succionar cualquier elemento de menor peso a su alrededor y hundirlo en las profundidades.

Las hermanas Florentina y Asunción dijeron que no se permitió subir a todo el mundo y pusieron como ejemplo el de un hombre que llegó nadando hacia el bote que ellas ocupaban y un tripulante lo rechazó con un cuchillazo en la mano. Otros que trataron de abordar la misma nave los abatieron con tiros.

El relato de las hermanas sobre los últimos momentos del trasatlántico «invulnerable» manaba patetismo: «el Titanic se hundía de proa, poco a poco las luces se fueron apagando, no había luna, todo era negro absoluto, de pronto se oyó un estampido y una enorme columna blanca iluminó la noche».
«Todavía recordamos con terror los desesperados gritos de los que se hundieron con el barco, las voces las ahogó el mar profundo y cerrado», acotaron.

El “Carpathia” recogió a los náufragos ateridos de frío polar, hambre y espanto. El buque salvador los trasladó a Nueva York. Los religiosos organizaron una misa, los agnósticos y ateos cayeron de rodillas y descubrieron a Dios. Jamás un grupo humano se vio en un tiempo mínimo tan derrotado e indefenso. Volvió a renacer la humildad de la congelación de la arrogancia. El “Titanic” se convirtió en escuela, una dolorosa y trágica escuela.

Frederick Fleet era el vigía del trasatlántico aquella madrugada del 14 al 15 de abril de 1912. Avistó el iceberg muy tarde en la noche oscura y gritó, pero la mole de hielo ya la tenía encima. Jamás se perdonó los muertos y se suicidó en 1965. Siempre, hasta el final de sus días, echó de menos unos prismáticos para aquella noche aciaga.

Existen otras historias, como la de un asturiano-cubano que llegó a Cuba en 1891 a hacer fortuna y lo logró. Se llamaba Servando Ovies y llegó a ser dueño de la famosa sedería “El palacio de Cristal”.

Después de hacer dinero, marchó a Europa para establecer negocios y visitar a su madre. En París se enteró de la partida del “Titanic”, el barco más lujoso y seguro del mundo, que después de zarpar del puerto de Southamton llegaría a Nueva York en donde lo esperaban otras gestiones y negocios.

Ovies ordenó separar un camarote en primera y embarcó en el puerto francés de Cherburgo, según la revista asturiana “La Nueva España”, que descubrió el caso de Servando en 1998.

El joven asturiano-cubano estaba feliz, pues había triunfado en la vida desde la humilde profesión de limpiador y ahora se paseaba por el “Titanic” con el empaque de un potentado, a la par del multimillonario norteamericano Astor, quien también viajaba en primera o el diseñador Andrew Hutchkins, quien modeló el trasatlántico.

En la madrugada del 14 de abril, sucedió lo increíble. Después de revisar el barco tras la colisión con el iceberg, Hutchkins anunció con gran flema inglesa que el “Titanic”, el invulnerable, se hundiría sin remedio en escasas dos horas, porque cinco de sus compartimentos estaban «heridos» de muerte.

La noticia de la catástrofe llegó a Eva López del Vallado, esposa de Servando, y el diario habanero “El Comercio”, que leían los emigrados españoles en Cuba, evocó al paisano que al morir tenía 36 años.

“La Nueva España”, en su hallazgo histórico, asegura que los restos mortales de Ovies, junto a otros 189 cadáveres, fueron rescatados por el “Mackay Bennett”, un buque estadounidense, y trasladados posteriormente a Halifax, en Canadá.

José Antonio Rodríguez, primo de Ovies, y su compañero de aventuras migratorias, viajó hasta Canadá a reconocer su cuerpo.
El diario español sostuvo que exhumó el cadáver y le dio cristiana sepultura el 15 de mayo de 1912. (Por: Jorge Smith)

Read more...

jueves, 20 de octubre de 2011

BREVES DESDE LA HABANA


Sumario: Pequeños artistas cubanos actúan en USA. Un acercamiento a la vida de Rosita Fornés mediante el cine. CirCuba gustó en Qatar


LA COLMENITA EN NUEVA YORK

La compañía cubana infantil de teatro La Colmenita, se encuentra de gira por varias ciudades de Estados Unidos hasta el venidero 30 de octubre.

La Colmenita, invitada por la Fundación Brownstone, se presentó ya en Washington y ahora actuará en Nueva York y San Francisco con las obras “La cucarachita Martina”, un cuento popular, y “Abracadabra”, la más reciente producción de la compañía.

El reconocido crítico estadounidense de arte Gilbert Brownstone, presidente de la Fundación homónima, expresó a Prensa Latina que este es un hermoso proyecto de amor y celebró la posibilidad de que los niños lleven su mensaje de paz, de justicia y de amistad al pueblo de Estados Unidos .

La cultura sirve para tender puentes y en este caso es el pretexto para transmitir ese mensaje, señaló Brownstone, quien es además museólogo, especialista y curador, graduado en la Universidad de La Sorbona de París.

Veintidós niños y niñas de entre cinco y 15 años de edad recrearán con su imaginación personajes de historias infantiles de una manera en que solo ellos saben hacerlo, porque se crecen con su arte en la escena, dijo.

En “Abracadabra”, La Colmenita se une al deseo universal por liberar a cinco cubanos, arrestados en 1998, mientras monitoreaban los planes contra la isla caribeña organizados por grupos violentos asentados en el estado de La Florida.

Más allá de ese tema, en esa pieza teatral se intenta llevar al espectador el descubrimiento de la esencia de las cosas, expresó Carlos Alberto Cremata, director y fundador de la compañía en febrero de 1990.

Enfatizó Cremata que en la puesta el espectador tendrá la posibilidad de apreciar cómo los niños distinguen, desde su perspectiva los temas fundamentales de la Cuba de hoy, y lo interesante ( ) es que se trata de la primera obra que realmente escribieron ellos .

Por su parte “La cucarachita Martina” es un gran musical infantil a la cubana en tono de comedia, donde los muchachos juegan al son, la rumba, la samba brasilera, el cha cha-cha-chá, el bolero, el corrido mexicano, la guaracha, las tonadas campesinas, el rock y hasta la zarzuela española.

Las actuaciones que quedan están previstas en en Nueva York será en el Hostos Center for the Arts and Culture y en The Harriet Tubman Learning Center, de Harlem (21 y 22).

California, será la última escala del periplo con presentaciones en East Bay Center for the Performing Arts, de Richmond y el Fort Mason Center, Cowell Theater, de San Francisco, los días 26, 28 y 29.

Declarada Embajadora de Buena Voluntad en 2007 por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), La Colmenita también realizará una actuación privada en la sede de la ONU el 24 de octubre.

La primera vez que la compañía visitó la norteña nación fue en marzo de 2003, entonces estuvimos en varias ciudades de California, recordó Cremata.

Del público de Estados Unidos, señaló, recibimos muchas muestras de cariño. Allí es donde más amigos tiene La Colmenita y mencionó a los reconocidos actores Danny Glover y Harry Belafonte, así como al médico de la risa, Patch Adams, entre otros.

El propósito que tiene esta colmena sui géneris, es unir más familias por el mundo con el pretexto del arte, explica Cremata al resumir que esta experiencia de 21 años, este camino andado, es una de las cosas más lindas que nos ha sucedido .

Alrededor de 14 mil niños integran el proyecto de La Colmenita en toda Cuba, pero además se ha extendido a España, Colombia, Venezuela, Argentina y República Dominicana, entre otros países. (En la foto sentado Alberto Cremata, director y creador de la compañía)
(Fuente PL)


DOCUMENTAL SOBRE ROSITA FORNÉS

El documental biográfico Rosita Fornés: mis dos vidas, del realizador Luis Deoloffeu, fue presentado en esta capital en un programa de homenaje a la Vedette de Cuba por sus 73 años de vida artística.

En declaraciones ofrecidas aquí a la prensa, el productor del mismo, José Antonio Jiménez, informó que en este material de 57 minutos se abordan algunos aspectos poco conocidos de la vida de esta gloria de la cultura cubana .

Agregó que es el primer documental independiente que se registró en el Centro del Derecho de Autor (Cenda) en 1996, año en que se estrenó en Cuba y posteriormente en Nueva York, a propósito de la presentación en esa ciudad estadounidense de un libro sobre la Fornés. (Fuente: PL)

CIRCUBA EN QATAR

El Circo Nacional de Cuba (CirCuba) tuvo una gran acogida del público, tras su presentación en la ciudad de Doha, en Qatar, donde participó en el primer Festival de Artes Escénicas Latinoamericanas que organiza ese país árabe.

La compañía cubana, compuesta por 27 integrantes, reunió a una inmensa multitud, la mayoría niños, la cual se deleitó con su actuación, en el teatro Katara Drama, en Doha, informó el portal de la cultura cubana Cubarte.

Incluso hubo familias que regresaron a sus casas sin ver el espectáculo debido a que ya no había capacidades, las entradas para las funciones se habían agotado desde varios días antes.

Los espectadores disfrutaron de acróbatas, payasos, bailarines, equilibristas, contorsionistas, malabaristas entre otros divertimentos, los cuales fueron muy aplaudidos

Read more...

About This Blog

Blog Archive

  © Blogger templates ProBlogger Template by Ourblogtemplates.com

Back to TOP